Seguros Agrarios


¿Qué ha de saber cuándo suscribe un seguro agrario?

Debe cerciorarse en primer lugar, de que los datos que seguidamente se enumeran, aparezcan perfectamente detallados en la solicitud de aseguramiento:

1.- Parcelas: Identificación de polígono y parcela y superficie que realmente se explota. Recomendamos que se especifique (i) si declara la parcela/s en la PAC, (ii) si, en su caso, cobra subvención por la misma o lo hace el propietario de la finca. (iii) si existen divergencias entre la superficie de catastro y la real de la finca (por inundaciones, cambio cauce, edificaciones…).

2.- Tipo de Cultivo: Debe especificarse si la parcela es de secano o regadío, si es tradicional o ecológico. La declaración  debe ajustarse a la realidad, pues dependerá de ello que el siniestro se admita o no. De hecho no se admiten las pólizas en que existen discrepancias entre el tipo de cultivo o la superficie cultivada.

3.- La Producción Asegurada y la Producción real estimada: La (PA) es el importe máximo en kg indemnizable en caso de siniestro, y sirve de base para el cálculo del precio del seguro (prima). La (PRE) son los kilos por hectárea que el perito de Agrosegruro determina, podían haberse obtenido, inmediatamente antes del siniestro. Se valora por el perito de forma teórica. Cualquiera que sea la PA, el siniestro e indemnización se calcula sobre la PRE.  Para no seguir incurriendo en este sobrecoste, recomendamos  tres actuaciones: i) intervenir a nivel de Asociaciones para que se desarrolle un estudio estadístico de producciones; ii) realizar estadística propia de las parcelas cosechadas y las producciones obtenidas, en las que se incluyan estos datos; iii) exigir a Agroseguro, unos parámetros estadísticos sobre la producción real estimada según comarca, cultivo, y condiciones. Existiendo estos datos, o, al menos los segundos (estadística propia), la PRE no será libremente determinada por los peritos de Agroseguro, y en caso de siniestro tenemos fundamentos para discutirla y, además, abarataríamos considerablemente la prima del seguro agrario.

Leer Más

Convertir una explotación minera


¿Cómo puedo convertir una explotación minera clasificada como recurso de la sección A) en recurso de la sección C)?

Sería éste un supuesto de reclasificación de recursos de la Sección A), de explotaciones activas que cuenten con autorización de aprovechamiento, en recursos de la Sección C), de concesión de explotación. Para lograrlo, el trámite deberá ser iniciado por medio de una solicitud presentada por el titular de Autorización en explotación activa para el aprovechamiento de recursos de la Sección A). Además, la reclasificación no beneficia a cualquier recurso, pues sobre el yacimiento que debe estar en explotación como Autorización ha de cumplirse alguno de los siguientes supuestos:

  1. a) Los recursos explotados cuyo aprovechamiento se destine a usos que no exijan más operaciones que las de arranque, quebrantado y calibrado, sean destinados a la fabricación de hormigones, morteros, reboques, aglomerados asfálticos u otros productos análogos.
  2. b) Los recursos mineros explotados estén sometidos a procesos que excedan de las operaciones anteriores.
  3. c) Que se cumpla alguna de las siguientes condiciones:

1- Que el valor anual en venta de sus productos sea superior a 601.012,10 €.

2- Que el número de obreros empleados en la explotación exceda de 10.

3- Que su comercialización directa exceda de 60 km. a los límites del término municipal donde se sitúe la explotación.

Aprovechamiento de Pozos Históricos


¿Puedo cambiar las características y aprovechamiento de pozos históricos?

Los titulares de aprovechamientos de aguas privadas procedentes de pozos según la legislación anterior a la Ley de Aguas de 1985, podían optar por dos opciones:

1.- Por un aprovechamiento temporal de las aguas durante 50 años, solicitando la inscripción en el Registro de Aguas, una vez transcurrido dicho plazo tienen un derecho preferente a la concesión de dichas aguas privadas, que a partir de ese momento pasa a ser un bien demanial, o

2.- Conservar la propiedad privada de las mismas en la misma forma que hasta ahora, solicitando su anotación en el Catálogo de Aguas Privadas, supuesto en el que no gozan de la protección del Organismo de Cuenca.

Es esta segunda opción de la que hablamos cuando definimos los pozos históricos. Y a fin de conservar la propiedad privada de las aguas “en la misma forma” que hasta ahora, se debe tener en cuenta lo siguiente:

Leer Más

Actuaciones Hidráulicas y Mineras sujetas a licencias


¿Qué actuaciones Hidráulicas y Mineras están sujetas a licencias municipales y a ICIO?

La Constitución Española otorga a las Comunidades Autónomas las competencias en materia de ordenación del territorio y urbanismo, razón por la cual, en el ámbito de las mismas, en lo que a licencias municipales respecta, la legislación autonómica se torna en punto de referencia ineludible.

Por lo general, y centrados en el interrogante, están sujetos a previa licencia urbanística municipal todos los actos de construcción o edificación e instalación y de uso del suelo, incluidos el subsuelo y el vuelo, y, en particular, los movimientos de tierra, incluidas las excavaciones y la desecación de zonas húmedas; las obras de construcción, edificación e implantación de instalaciones de toda clase y cualquiera que sea su uso, definitivas o provisionales;  las talas en masas arbóreas y vegetación arbustiva, así como de árboles aislados, que sean objeto de protección por los instrumentos de planeamiento; la extracción de áridos, aunque estén sujetos a concesión o autorización administrativa; las actividades extractivas, incluidas las minas, graveras y demás extracciones de tierras, líquidos, y de cualquier otra materia, así como las de sondeo en el subsuelo; y la construcción de obras de infraestructura, tales como: presas, balsas, obras de defensa y corrección de cauces públicos, infraestructuras de regadíos, vías privadas, puertos de abrigo, diques de protección y defensa del litoral, accesos a playas, bahías y radas, sin perjuicio de que se trate de actos promovidos por las propias Administraciones Públicas.

No obstante, conviene tener presentes cuatro notas destacables:

Leer Más

Registro de Marca


¿Cómo registro una marca?

En primer lugar, en cuanto al registro de la marca, para evitar gastos y trámites innecesarios, recomendamos previamente comprobar que no existe ya inscrita la denominación que se pretende registrar. Para ello, se debe consultar el localizador de marcas de la página web de la OEPM (Oficina española de patentes y marcas) y efectuar la búsqueda correspondiente.

Si aparece registrada una marca exactamente igual, miraremos en qué clases está registrada, y si se pretende ejercer la marca en otras actividad, probablemente podamos acabar consiguiendo la inscripción. No obstante, lo más recomendable es registrar una marca que no sea igual o muy parecida a otra preexistente.

Para registrar una marca, lo haremos a través de la sede electrónica de la OEPM, donde aparecen las distintas opciones: marcas, nombres comerciales y patentes.

Para empezar, descargaremos el formulario PDF de petición-registro de marca, donde nos solicitan información sobre muchos aspectos relacionados con la marca. Lo más importante será: el nombre de la marca, elegir las clases para las que solicitamos el registro, y decidir si queremos registrar el nombre o también el logotipo. Una vez cumplimentado, lo enviaremos y efectuaremos el pago correspondiente. A continuación, nos remitirán el documento de solicitud ya procesado, con el que estaremos en disposición de acreditar que estamos en trámite para conseguir la marca, hasta que llegue la resolución definitiva.

Si se quiere registrar la marca a nivel comunitario, los pasos son similares a la marca nacional, aunque se hará a través de la EUIPO (Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea).