30 Abr 20

El arrendamiento de una finca rústica para la instalación de placas solares o instalaciones fotovoltaicas.

  • Estos contratos están excluidos del ámbito de aplicación la ley de arrendamiento rústico, por tanto se regirá por lo establecido en el contrato estipulado por las partes.
  • Es importante estipular bien el condicionado legal de estos contratos teniendo en cuenta que el ámbito normal de duración de los mismos gira en torno a 20-30 años.
  • Fijar si el objeto del arrendamiento es toda la superficie la parcela o parte de ella. Muchas empresas solares están interesadas en arrendar solo un número concreto de hectáreas (normalmente ira en función de las potencias otorgadas y autorizadas), es importante determinar con claridad los términos del arrendamiento en este sentido, ya que pueden quedar partes de la finca inservibles para el cultivo.
  • Muchas empresas solares quieren firmar antes de tener las autorizaciones administrativas y estudios ambientales, es importante fijar de antemano condiciones a las que quedará sujeta la entrada en vigor del contrato, así como las consecuencias en caso de inviabilidad del proyecto.
  • Aconsejamos detallar los hitos de la instalación fotovoltaica (proyecto, desarrollo, ejecución y desmantelamiento) de cara a pactar posibles periodos de carencias de renta, desistimientos, indemnizaciones y renovaciones.
  • Indicar las indemnizaciones por resolución anticipada del contrato así como los resarcimientos durante el periodo de desmantelamiento de la finca y restitución de la parcela a su estado originario.
  • Inclusión de cláusulas de garantía por la exclusividad desde la firma del contrato. Es importante garantizar el cumplimiento de todas y cada una de las obligaciones derivadas del contrato, la arrendataria (empresa solar) debe prestar la garantía de cumplirlo teniendo en cuenta que la propiedad asume la entrada en su parcela para hacer los estudios pertinentes. Asimismo estipular una garantía bancaria de la ejecución de desmantelamiento de la instalación.
  • Indicar de manera clara y precisa la renta (mensual o anual), devengo, periodo de facturación, forma de pago, actualizaciones, intereses de demora… y señalar que se abona por la superficie arrendada o por la totalidad de la parcela aunque no se utilice en toda su extensión.
  • Si es necesario establecer servidumbres de paso, es importante fijarlas con claridad.

Es práctica habitual la entrega de contratos tipo con cláusulas que benefician a las empresas solares. GLA cuenta con una amplia experiencia en este tipo de contratos, revisándolos al detalle y adaptándolos a las circunstancias concretas de cada caso.